domingo, 16 de octubre de 2016

Con el corazón partido/partío

Me encuentro así cuando estoy redactando estas líneas. A caballo entre América y Europa, entre Perú y España, entre Extremadura y Cajamarca, entre Celendín y Badajoz. La causa de la partición del corazón no es el lugar, sino las personas que lo habitan. Ocurre que hay decisiones que tienen efectos contrapuestos, lo que no impide tener que tomarlas tras un proceso de discernimiento en el que las dudas tienen frecuentemente más presencia que las certezas.
Sin dar más espacio a los preámbulos y sin más demora les comunico que mi estancia en el Perú toca a su fin. Llegué el 13 de Octubre de 2000 y me iré en Diciembre de 2016. En principio, y así se lo comuniqué el 10 de enero del presente año al obispo de Cajamarca, tenía pensado salir de Celendín el 26 de diciembre. Tras consultarlo con gente amiga he decidido adelantar la fecha para que haya un espacio de días que puedan aliviar el dolor de la separación a gente con la que hay fuertes lazos de cariño y no perturbar en exceso la celebración de Navidad. Es por ello que tengo programado salir de Celendín el 15 de Diciembre y de Lima con dirección a España el domingo 18.
Nada fácil ha sido para mí tomar esta decisión, que me ha llevado a vivir con dureza todo el año, al hacerlo en soledad. Para mis adentros pensaba tras cada celebración: “Ultimo Niño de Pumarume, última Semana Santa, último Pentecostés, última Virgen del Carmen…”. Entre Julio y Setiembre aparecieron impulsos que me animaban a continuar un tiempito más, lo que dio paso a un periodo de incertidumbre que producía malestar. Finalmente, el 28 de Septiembre tomé la resolución ya expresada.
Les confieso que están siendo fechas de poco dormir y mucho llorar. Agradezco a las personas que están siendo para mí apoyo y consuelo y me transmiten ánimo y reconfortante cariño. Sin duda esta separación es mucho más dura que la que viví cuando vine para acá. Entonces sabía que al menos cada dos años me reencontraría con familia y amigos. Ahora no será igual.
Habrá momentos para recapitular lo vivido. Ahora sólo pretendo dar a conocer mi decisión y expresarles mi  más profundo agradecimiento por tanta vida compartida, imantada en algunos casos, con presencias y experiencias que han marcado fuertemente mi vida y jamás olvidaré, pues están grabadas con el fuego del amor en mi corazón.

                                                                       Antonio Sáenz Blanco

jueves, 19 de mayo de 2016

VIGILIA DE PENTECOSTÉS. 2016

LEMA.- EL ESPÍRITU NOS IMPULSA A SER MISERICORDIOSOS
Monición de entrada.- Hermanos y hermanas, buenas noches. La comunidad parroquial de Celendín, con participación activa de los diversos grupos parroquiales,  nos reunimos para celebrar la fiesta de Pentecostés en este año de la misericordia. Puestos en pie cantamos acogiendo al Espíritu simbolizado en el fuego y la paloma.
Canto de entrada.- Espíritu Santo, ven, ven
Saludo.-
Monición.- Pentecostés es la fiesta del espíritu, fuerza renovadora. Diferentes grupos parroquiales nos animan a acoger sus llamados.
(Divina Misericordia).- El espíritu nos impulsa a resucitar a la misericordia (se coloca cartel alrededor de la paloma y se hace una brevísima explicación)
 (Animadores de la catequesis).- El espíritu nos impulsa a resucitar al cuidado de la casa común.
(EDOC).- El espíritu nos impulsa a resucitar a la participación política.
(Bodas de Caná).-  El espíritu nos impulsa a ser una Iglesia en salida.
(Laicas Vedrunas).- El espíritu nos impulsa a ser y construir una ciudadanía comprometida.
(San Lucas).- El espíritu nos impulsa a resucitar al pluralismo.
(Los jóvenes confirmandos).- El espíritu nos impulsa a resucitar a la alegría.

Monición.- Acogiendo estas invitaciones, cantamos alegres la gloria del Señor.
Canto del gloria. Gloria Trinidad
Oración colecta.-
Monición.- Llega el momento de la escucha profunda. En la Palabra descubrimos la acción transformadora del espíritu.
1 lectura.- Ex 19, 3-8a
Canto.- El espíritu de Dios está en este lugar
2 lectura.- Rm 8, 22-27
Secuencia (2 lectores. Canto cada dos estrofas). Siento una inquietud
Aleluya “No puede estar triste”.
Evangelio.- Jn 7, 37-39
Homilía.
Monición a la renovación de las promesas.- El tiempo de Pascua, que concluimos con la fiesta de Pentecostés, nos impulsa a vivir una vida nueva que vaya de acuerdo con nuestra fe en Dios, fe que ahora expresamos. 
Renovación promesas.
Monición a la aspersión.- Con la aspersión asumimos los compromisos bautismales de vivir como hijos de Dios y hermanos entre nosotros.
Aspersión. Canto. Mi Dios está vivo
Preces de los fieles.-
Breña.- Por la iglesia para que avivada por la fuerza del Espíritu Santo siga experimentando aquel impulso renovador  que transformó la vida de los discípulos el día de Pentecostés. Roguemos al Señor
San Cayetano. Pedimos por los gobernantes para que realicen su tarea con acierto. Para que nuestro voto sea reflexionado y responsable y los ciudadanos nos organicemos para participar con interés en la vida pública. Roguemos al Señor.
El Porvenir.- Señor, te pedimos que envíes tu Espíritu sobre nuestros hermanos que sufren pobreza, orfandad, abandono, enfermedad, privacidad de su libertad. Que con los dones del Espíritu Santo tengan fuerza y voluntad para enfrentar estas limitaciones de la vida. Roguemos al Señor.   
Sevilla.- Por nuestra comunidad parroquial, para que vivamos de acuerdo a los valores evangélicos y sigamos anunciando a Jesús que pasó por la vida haciendo el bien.  Roguemos al Señor.
San Isidro.- Por nuestro pueblo de Celendín, para que reine siempre la unidad y el bienestar, trato digno en todas las instituciones, respeto a los derechos, justicia, paz y búsqueda del bien común desde la fuerza del Espíritu. Roguemos al Señor.

Ofrendas.-
Cumbe. El barrio del Cumbe ofrecemos estos víveres para que el equipo de Acción Social comparta con nuestros hermanos más necesitados.
Bellavista. Te ofrecemos, Señor, a estos hermanos, quienes iluminados y animados por el Espíritu Santo, se reúnen puntualmente para alcanzar su formación catequética, dando ejemplo de fidelidad a Dios nuestro Padre, que es el Señor de la vida
El Carmen. Maceta y semillas. Estas pequeñas semillas son los dones que tú nos regalas y que siembras en cada uno de nosotros: amor, paz, justicia, esperanza, y que con tu ayuda podremos recoger frutos de fraternidad, solidaridad, compromiso, disponibilidad y servicio a los demás.
El Milagro. Con el pan y el vino te ofrecemos el fruto de nuestro trabajo, la ilusión de vivir la alegría y el llanto de tantos hombres y mujeres que luego se convertirán en la ofrenda agradable a Dios
Canto de ofertorio.- Alfarero
Plegaria Eucarística
            Santo. Historia
            Padrenuestro
            Paz.  Quiero compartir mi vida
Comunión- El Señor nos dará su Espíritu Santo
                        Ven espíritu de Dios sobre mí
Monición.- El barrio  del Rosario nos comparte la acción de gracias.
Acción de gracias.- Padre misericordioso, te damos gracias, porque a través de tu Espíritu Santo, has derramado tu amor sobre el mundo, inicia la misión evangelizadora de la Iglesia.
Gracias porque tu Espíritu sigue transformándonos a pesar de nuestras debilidades y limitaciones, él mueve los corazones y los llena de esperanza, alienta, acompaña, anima y fortalece el caminar de la iglesia
Gracias por regalarnos tus dones para dar testimonio de Ti.

Oración de postcomunión.
Bendición.
Monición final.- Después de orar juntos vamos a participar de un sencillo compartir. Al terminar nos desplazaremos por grupos a la UGEL, Hospital, Fiscalía y Municipalidad, para expresar que el Espíritu nos llama a la transformación de nuestro mundo, llenándolo de valores humanos y evangélicos.  
Canto despedida.- Nos envías por el mundo
 

 ORACIÓN EN LAS INSTITUCIONES
La primera parte común para todas
Canto.- Ilumíname, Señor, con tu espíritu
Oración.- Señor Jesucristo, Tú eres el rostro visible del Padre invisible. El, rico en misericordia, nos ama y perdona a todos y muestra su predilección por los más débiles. Tú nos has enseñado a ser misericordiosos como el Padre.  
Te pedimos que la fuerza de tu Espíritu renueve esta institución y pueda así cumplir adecuadamente sus fines.

Comunicado.- Movidos por los impulsos del Espíritu de Dios, como comunidad parroquial buscamos la mejora de la vida personal y comunitaria. Desde ese objetivo, hacemos llegar el siguiente mensaje a esta institución.
UGEL
VALORAMOS los avances que se dan en esta faceta tan importante:
·         Aumenta el número de alumnos que terminan las diversas etapas del proceso educativo.
·         Mayor preocupación de los profesores por su formación permanente.
·         Mejoras en las instalaciones educativas.
ANIMAMOS A
·         Conseguir erradicar totalmente la corrupción en todas las instancias educativas.
·         Adjudicar las plazas vacantes con transparencia y equidad, evitando favoritismos.
·         Hacer realidad que todos los alumnos reciban el servicio adecuado, priorizando  la atención a los de los lugares más alejados.
·         Potenciar las relaciones cordiales entre profesores, alumnos, padres  de familia y todas las instituciones educativas para mejorar la calidad educativa.
·         Ser profesores comprometidos dentro y fuera de los centros educativos, pues la tarea educativa del docente es permanente.
MUNICIPALIDAD
VALORAMOS los avances que se están dando en Celendín:
·         Mayor orden en el mercado, el tráfico, la construcción.
·         Obras de mejora en diferentes comunidades de nuestro distrito.
·         Sensibilidad social.
ANIMAMOS A
·         Que la Municipalidad sea casa de todos y para todos, sin favoritismos partidistas.
·         Continuar cuidando el orden y la limpieza.
·         Velar por la seguridad ciudadana.
·                                   Favorecer la participación popular en la toma de decisiones importantes.

HOSPITAL
VALORAMOS
·         La tenencia de un hospital y ambulancias.
·         El incremento de personal así como de postas médicas que acercan los servicios a los más alejados.
·         La universalización del Seguro Integral de Salud
ANIMAMOS A
·         Mantener un trato afable con todos, sin discriminación.
·         Continuar mejorando la  atención tanto con equipamiento adecuado como con incremento de recursos humanos.
·         Solicitar mayor presupuesto.

FISCALÍA
VALORAMOS
·        Algunos operativos realizados para combatir actividades ilegales o ilícitas con presencia de menores.
·        Los avances en la defensa de los derechos de la mujer y  las personas más desfavorecidas.
·        El esfuerzo de las distintas instituciones tanto del Ministerio Público como del Ministerio de Justicia por sancionar los delitos.
ANIMAMOS A
·         Que el personal que labora en dichas instituciones públicas tenga una mayor integración con la población
·         Conseguir erradicar totalmente la corrupción en todas las personas e instancias que tienen que ver con la impartición de justicia, así como aliviar la burocracia y la demora de los trámites.
·         Procurar que las sentencias no tengan exclusivamente carácter punitivo, sino que busquen  la rehabilitación de las personas.
·         Tener un trato  preferencial con las personas más sencillas. 

lunes, 14 de marzo de 2016

SEMANA SANTA 2016 EN CELENDÍN

AÑO DE LA MISERICORDIA
Toda la gran familia eclesial nos disponemos a celebrar nuestra gran fiesta, la Semana Santa. Y dentro de ella, lo más importante: el Triduo Pascual, en el que se actualiza el misterio de la muerte y resurrección de Jesús y su proyección sobre nosotros y nuestro mundo. 
Esta celebración anual viene marcada en el 2016 por el colorido de la misericordia. Sobre esta actitud nos dice nuestro buen Papa Francisco:
·        El Padre, «rico de misericordia» (Ef 2,4), ya reveló su nombre a Moisés como «Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira, y pródigo en amor y fidelidad » (Ex 34,6). Contemplar el misterio de la misericordia es fuente de alegría, de serenidad y de paz.
Con frecuencia las personas vivimos de espaldas a Dios y al hermano. Ahora bien, ante la gravedad del pecado, Dios responde con la plenitud del perdón. El no se cansa nunca de perdonar; somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón. Su misericordia expresa cuánto nos quiere y su gran bondad con nosotros.
          Jesús de Nazaret con su palabra, con sus gestos y con toda su persona revela la misericordia de Dios. Lo que movía a Jesús en todas las circunstancias no era sino la misericordia; eso le llevaba a responder a las necesidades de las personas con acciones concretas que cambiaban sus vidas.
          Estamos invitados a vivir el lema del año: “Misericordiosos como el Padre”.  Experimentar la misericordia de Dios con nosotros nos ha de llevar a hacer lo mismo con los demás. Si perdonamos alcanzaremos la serenidad del corazón. Dejar caer el rencor, la rabia, la violencia y la venganza son condiciones necesarias para vivir felices.
          La Iglesia está llamada a hacer visible la compasión y la misericordia. Esto se realiza de dos formas: ofreciendo perdón y teniendo una actitud preferencial hacia los más pobres. Como  el samaritano de la parábola, la Iglesia ha de ser sensible a la situación de los más desfavorecidos, acercarse a ellos y responder con acciones curativas. En ese sentido Francisco habla de una Iglesia que ha de curar heridas. A eso nos ayuda tener en cuenta las obras de misericordia: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, acoger al forastero, asistir los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos.  A estas obras de misericordia tradicionales podríamos añadir otras: dar trabajo a los parados, cuidar la tierra, nuestra casa común, ser justos, ejercer la denuncia de las injusticias, pagar nuestros impuestos…
La actitud misericordiosa que adoptó Jesús le va a llevar a la muerte. Sus enemigos religiosos lo persiguen porque no entendían que presentara a un Dios misericordioso, que ama y perdona siempre y a todos. Para ellos Dios es el que premia a los buenos, pero castiga a los malos. También rechazaban a ese Dios de Jesús que prefiere a los pobres, enfermos, pecadores. Podemos, pues, afirmar que por ser fiel al Dios de la misericordia encontró la muerte. Pero el Padre lo resucitó, con lo cual le está dando la razón.
La Semana Santa nos introduce en una dinámica de muerte-vida. Viviendo la misericordia con los demás estamos muriendo a nosotros mismos, a nuestro orgullo, a nuestros deseos de venganza y rencor, y provocando así que el que ha actuado mal se sienta aceptado, valorado y se abran ante él posibilidades de mejora.
La vivencia del perdón abre las puertas a unas relaciones diferentes, que harán posible la Pascua, el paso a una vida más humana, más evangélica, más fraterna. Y la preocupación por los pobres desembocará en mejorar sus condiciones vitales con lo que estaremos avanzando en ese deseo de conseguir vida digna  para todos.
Ojalá los representantes políticos elegidos nos ayuden a lograr estas metas.
HORARIOS EN CELENDÍN

DOMINGO DE RAMOS
10 am.- PROCESIÓN DE RAMOS Y EUCARISTÍA
(Procesión sale del barrio San Isidro, cruce de Moquegua y Pardo,  hasta el Templo de la Inmaculada, donde se celebrará la Misa).
7,30 pm.- EUCARISTÍA

JUEVES SANTO
4 pm.- CELEBRACIÓN DE LA ÚLTIMA CENA DEL SEÑOR.
7 pm.- HORA SANTA Y ADORACIÓN EUCARÍSTICA POR BARRIOS


VIERNES SANTO
3 pm.- CELEBRACIÓN DE LA PASIÓN DEL SEÑOR
7,30 pm.- VIA CRUCIS-SANTO ENTIERRO

DOMINGO DE RESURRECCIÓN 
10 pm (Sábado).- CELEBRACIÓN DE LA VIGILIA PASCUAL
          (Es la celebración más importante del año. Traer vela)
11 am.- EUCARISTÍA (Templo de la Inmaculada)
7,30 pm.- EUCARISTÍA

Horarios para la adoración ante el Monumento. Jueves Santo.

  • De 7 a 8.-  Hora Santa para todos.
  • De 8 a 9.- Santa Rosa, Pallac, Shuitute, Malcat, Pilco Molinopampa, Pumarume, Bello Horizonte y El Mirador.
  • De 9 a 10.- El Porvenir, El Edén, Guayao, Sevilla, Pueblo Nuevo, Bellavista, Chacapampa, Poyunte, El Milagro.
  • De 10 a 11.- El Carmen, San Isidro, Los Jardines, La Alameda y La Breña.
  • De 11 a 12.- San Cayetano, El Rosario, El Cumbe y Central.
  • A las  12 se cierra el templo.


sábado, 19 de diciembre de 2015



BOLETÍN PARROQUIAL:
  S E M I L L A S

Nº 36- Diciembre –Celendín  2015




EL FENÓMENO DEL NIÑO
Han transcurrido varios meses desde que se anunció la llegada del fenómeno del Niño. Pero no acaba de llegar, lo cual es comprensible, pues los niños no llegan de la noche a la mañana. Aunque hay algunos más apurados que llegan a los 7 meses, la mayoría tardan nueve desde su anuncio hasta su nacimiento. La verdad es que no tenemos prisa en verle su carita, pues es un Niño no deseado, por lo que más que esperado, es temido.
De este Niño se nos dijo que muy probablemente iba a ser fuerte, muy fuerte. Un Niño terrible, como su abuelo del 83 y su padre del  98. Sin duda es una familia violenta que provoca inseguridad ciudadana. Somos conscientes de que la presencia de sus antepasados causó inundaciones, destrozos de caminos y carreteras, daños en viviendas, cosechas malogradas… en resumen, a su paso dejaron un ecosistema herido.

Si bien es cierto que últimamente nos llegan noticias más tranquilizadoras afirmando  que son menores las posibilidades de que sea un Niño cargado de fiereza, no obstante, si uno sabe que van a venir a atacarle, prepara sus defensas. 

Esto es lo que estamos haciendo, más aun teniendo en cuenta los antecedentes
vividos. De ahí que se esté llevando a cabo la limpieza de ríos y quebradas.


Es propicia la ocasión para que cada cual dé una repasadita a sus tejados y realice en sus casas y chacras los arreglos oportunos. Bueno sería que nos concienciemos en la necesidad del cuidado del agua y de los lugares públicos. Los cauces de los ríos son espacio para el agua, no botadero de basura.
Deseable es que, por una parte, el Niño nos encuentre preparados y, por otra, se vaya cuanto antes, pues los seres destructores no son objeto de deseo. 




¡QUÉ FENÓMENO DE NIÑO!
Si el anterior no la era, ahora sí hablamos de un Niño deseado, largamente esperado. Muchas generaciones de oriente  murieron con las ganas de contemplar su llegada. Hasta que en medio de un ambiente donde reinaban la pobreza y la debilidad se oyó el anuncio gozoso: “Hoy les ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor”. Llega el Niño.
¡Qué Niño! Será la luz que sofoca las tinieblas, el agua que colma la sed de felicidad, la puerta que da acceso a otra manera de entender la vida, el camino que lleva hasta el necesitado, la resurrección que prolonga lo bello de la existencia entregada. No es extraño que ante un Niño así, se den la mano el cielo y la tierra, la luz y las tinieblas,  los ángeles y los pastores, los nacionales y los magos extranjeros, el oro con el incienso y hasta la mirra, de la que no sabemos ni lo que es, pero que no quiere perderse la fiesta.   Con él todo se unifica, brota la vida, surge la alegría.
Ante su anuncio, la Iglesia se viste de adviento, de espera, de encuentro. Recibirlo desde la gratuidad y acogerlo desde el misterio, como hicieron su madre y José, supone abrir nuestra existencia al amor,  la ternura, la solidaridad,  el servicio. Así se va produciendo el milagro de la salvación, de la llegada de un mundo nuevo donde habite la justicia. 
Acojamos entusiasmados a este Niño, que hace visible a Dios envuelto en pañales de misericordia.



P. Antonio S. B .